Sara Santiago: «Ya no tengo que bajar la cabeza»

Sara Santiago (1985), la bala de Arucas, sigue ilusionando a los aficionados al atletismo. La histórica atleta canaria fue campeona de España Absoluta en 200 ml en Pista Cubierta en 2010 y al Aire Libre en 2012. Además, formó parte de la Selección Española en Helsinki y Barquisimeto 2012. Ahora capitanea Evecan Sport con una fuerza arrolladora.

Increíble remontada en el 4 x 400 de la final de la Liga Canaria de Clubes. ¿Cuál es tu secreto?

La pasión y el retorno que me dan los atletas de mi club. Desde pequeña he vivido el atletismo como motor y estilo de vida y poder transmitir a los futuros atletas esta pasión y ver en sus caras lo que yo viví cuando empecé en este deporte me hace esforzarme aún más y luchar por ellos, para que puedan disfrutar lo que yo he disfrutado con el atletismo, o por lo menos intentarlo.

Sigues a pie de cañon después de más de 20 años en el atletismo. ¿Has pensado en abandonar alguna vez?

Una grave lesión me hizo apartarme un tiempo de las pistas. Mentalmente, tampoco estaba al 100% y ese tiempo me hizo volver a conectar con el tartán y volver a tener ilusión por el proyecto que hoy en día tenemos.

Disco, peso, 200, triple… ¿Hay algo que se te dé mal?

Desde pequeña, mi primer entrenador, Luzardo (D.E.P), me enseñó casi todas las disciplinas del atletismo. Decía que había que aprender de todo y que teníamos que disfrutar y pasarlo bien en cada entrenamiento y competición. A raíz de ahí, me fui enganchando aún más a este deporte, que nunca tiene dos días iguales. Hay muchas disciplinas que todos debemos probar aunque sea una vez.

Sara Santiago y Luzardo

¿A nivel individual tienes alguna meta para la próxima temporada?

Procuro no ponerme metas individuales, pero sí colectivas. El objetivo principal es lograr tener un equipo compacto, afianzar los grandes atletas que hemos tenido este año en el club y poder ampliar la plantilla.

¿Cómo entrena Sara Santiago?

Disfrutando mucho de la compañía y luchando por el bien común del equipo.

El atletismo tiene sus luces y sus sombras. ¿Qué es lo mejor y lo peor de este deporte?

Lo peor es que tienes que prepararte un año entero, todos los días, 24 horas, porque tienes que estar siempre concentrada en la alimentación, en el descanso, en las sesiones de entrenamiento… para disputar una carrera definitiva. Para poder disfrutar de esa carrera final no vale con entrenar la semana previa, tienes que ser constante y seria con todas las partes de la temporada. No todo el mundo lo consigue.

Lo mejor, sin duda, el calor de la gente. El atletismo es un deporte de afectos. Ver la ilusión en la cara de los/as atletas es, sin duda, un gran estimulante.

Estamos en un momento clave en la visibilización del colectivo LGTBI. ¿Es importante que grandes figuras como tú den un paso el frente?¿Has vivido alguna vez algún episodio de discriminación o incómodo?

Sí, sí es importante. Hay muchas personas que necesitan apoyo.

Hace algunos años ser lesbiana significaba estar en el punto de mira de la gente. Fui presa de muchos rumores. Supongo que les parecía divertido hurgar en mi vida. Yo no había salido del armario y me agobiaba. No guardo rencor porque supongo que la sociedad ha evolucionado.

Cuando conocí a mi actual pareja rompió mis esquemas. Ella era y es bastante activa en la defensa del colectivo y me enseñó un nuevo mundo. Me enseño que no tenía que vivir escondida. Me hizo comprender que su visibilidad era necesaria. Ahora todos/as nos ven como un pack indivisible. ¿Sabes lo que es vivir sin la sensación de tener que dar explicaciones? Ya no tengo que bajar la cabeza si entro en una pista de la mano de mi pareja.

Sara Santiago y Vivi López

Somos conscientes de que somos referentes para los/as atletas de nuestro club. Por eso, trabajamos para ofrecer un ambiente libre de LGTBIfobia, en el que todos/as nos sintamos libres y seguros. Es importante.